martes, 27 de enero de 2015

INSOMNIO

Insomnio


El sueño es un estado fisiológico imprescindible para la vida, y su calidad y cantidad afectan directamente a la salud del individuo. Entre las funciones fisiológicas del sueño está la de autorregular las funciones del sistema nervioso central y de los demás tejidos, restaurar los centros de reserva de energía celular y almacenar los datos en la memoria.

¿Qué es el imsomnio?

El insomnio es un trastorno del sueño (disomnia de acuerdo a una clasificación internacional del ASDA), que consiste en la incapacidad de dormir en calidad o cantidad suficientes para sentirse descansado y activo al día siguiente. Se caracteriza por la dificultad para conciliar o mantener el sueño, el despertar precoz y un sueño no reparador.
La cantidad de sueño necesario es variable en cada persona y está genéticamente determinado; un recién nacido duerme cerca de 18 horas, un adulto joven de 7,5 a 8 horas y un anciano alrededor de 6,5 horas. De la tercera a la sexta década de la vida se produce una disminución gradual de la calidad del sueño, volviéndose este más fragmentado y superficial.

El insomnio no solo afecta al individuo por la noche sino durante el día, que es cuando sufre las consecuencias del descanso insuficiente, como cansancio, falta de energía, dificultad de concentración e irritabilidad, que pueden traducirse en bajo rendimiento laboral, aumento del porcentaje de accidentes,  mayor facilidad para contraer enfermedades, etc.
En la mayoría de los casos, el insomnio es un síntoma de otro trastorno ya existente de tipo médico, psiquiátrico, circadiano, conductual o ambiental, más que una enfermedad en sí misma; por lo tanto, a la hora de tratarlo, se debe actuar sobre la causa que lo origina, y no solo sobre los síntomas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario